FUTBOLERO IMPACTADO con la PRODUCCIÓN FUTBOLÍSTICA de RIVER

Me recuerda mucho lo que sucedió en ese mismo estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero contra Racing, cuando River le ganó 5 a 0 y casi lo echan a Pizzi prematuramente porque fue similar en el desarrollo del partido. Parejo en la primer etapa, River consigue la ventaja antes de ir al entretiempo aquel día con gol de Borré, hoy con gol de Julián Álvarez. Y en el segundo tiempo, el rival trató de buscar un empate que no lo encontró y después River lo terminó goleando, sometiendo, reduciendo y en el final bailando también.

Los rivales fueron distintos, pero las formas y maneras similares. Aquel River era distinto, tenía a Montiel, Borré, Suárez, Julián Álvarez que también ese día hizo goles. Pero fundamentalmente tenía un funcionamiento que fue variando y rotando con el correr de las semanas y de los meses; lo que no cambia es el hambre y la ambición. River es el mejor equipo desde hace muchos años, lo difícil que es ser el mejor y sostenerse año tras año para seguir siéndolo.

Y hoy además tiene un futbolista que juega a otra cosa, o juega a la misma cosa pero mejor que los demás. Julián Álvarez saca una diferencia que hace años no se ve que un futbolista saque o marque en el fútbol local. En goles, en velocidad, en conducción, en gambeta, reportorio. Le pega con la derecha, con la zurda, te amaga para un lado, te amaga para el otro, pasa la pelota, pica y te gambetea, la tira larga y te pasa. Le cae siempre a él, un crack.

En el post Copa América creció como futbolista, hubo un momento de bache cortito y el quiebre se dio en el SuperClásico del Monumental que River gana a Boca con 2 goles de él. Y partir de allí metió 20 goles en los últimos 22 partidos, números que a veces escuchamos de Leo Messi, Cristiano Ronaldo y más futbolistas de elite que nos parecen lejanos y salvando las distancias, porque el fútbol argentino no es esa elite mundial, pero es donde le toca jugar a él y tiene esos números.

La final fue pareja la primer parte hasta que Julián Álvarez mete el primer gol a los 41′. Colón es buen equipo, tiene una idea y su búsqueda es la de imponerse en los partidos y tratar de ganarlos, no especular con el desarrollo del partido sino ir a buscarlo. Lo buscó, su joya Farías jugó un buen primer tiempo y después se fue cansando y Mesa subía por la derecha. Es cierto que le faltó un delantero porque ni Ferreira ni Casto hicieron pie y Bernardi y Aliendro hicieron un esfuerzo muy grande para contener a River y tapar los internos entonces no pesaron mucho. Pero el partido era parejo, casi que no tenía situaciones claras de gol

Pero el primero gol fue un quiebre fundamental porque River se fue al vestuario ganando. Colón trató de salir a buscar el empate, naturalmente, pero no le dio la nafta. Porque no estuvo ni siquiera cerca y cuando el Barba Domínguez planificó cambios para ver si su equipo despertaba… Justo Álvarez hace el segundo, esta vez el socio fue Paradela. Y ahí ya ganó el partido el solo. porque sus dos goles fueron la gran diferencia.

Colón se fue frustado y caliente porque tuvo un año tan bueno que pensaron que hasta podrían coronarlo ganando a River. Y ese sueño hasta tuvo algo de lógica la primer mitad del partido porque era parejo. Hasta que apareció Julián Álvarez en dos ocasiones, una tercera donde saca un remate que pega en el palo y Rollheiser la empuja y una cuarta participando en la jugada que termina con el gol de Carrascal.

Gallardo llega a su título 14, no son todos iguales. No es lo mismo ganar una libertadores o un torneo de 25 partidos que este trofeo que es un mano a mano, pero es una celebración para terminar de la mejor manera el año para seguir brindando, la razón más importante es que Gallardo sigue pero además River ganó un título a Racing, la Liga Profesional de Fútbol y ahora este trofeo a Colón con una goleada 4-0. Y Ponzio se retiró a lo grande, levantando una copa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *